3. La inevitabilidad de ir a la Universidad

Todos los amigos que conservo desde la adolescencia han ido a la universidad, y pocos nos cuestionamos por qué. Cierto es que a los 17 años yo tenía un guirigay mental sobre lo que quería estudiar.

Me fijaba en mis pasiones y quería de hacer de ellas mi forma de vida. Por eso:

  • como me encantaba el cine, quería estudiar Comunicación audiovisual
  • como me encantaban los deportes, quería ser profesora de Educación física o jugadora profesional de fútbol
  • como me encantaban los ordenadores y la informática, quería estudiar Ingeniería informática
  • como me encantaba escribir…quería ser periodista

Sí, me gustaban cosas muy variopintas, pero qué quieres que te diga…yo soy así.

Al final, por la presión social, disfrazada de unos padres que sólo quería lo mejor para mí, y que siempre creían saber lo que eso significaba, estudié Derecho.

Jamás culparía a mis padres de mis decisiones, fundamentalmente porque, si existe alguien que antepone tu felicidad a la suya, esos son tus padres. Pero cierto es que a veces los padres se equivocan dando consejos, como cierto es que el futuro no se puede predecir.

Estudié la carrera sin pena ni gloria, destacando únicamente en Historia del Derecho, Derecho Romano y Derecho del Trabajo. Mirando atrás, veo claro por qué me encantaban esas dos primeras asignaturas. Ambas estaban relacionadas con la Historia, y a mí la Historia del Mundo, con mayúsculas, siempre me había hecho soñar. Diferentes culturas, diferentes épocas, diferentes países. Al aprender historia, daba de comer a mi imaginación.

Por su parte, el Derecho del Trabajo me fascinaba por una (posteriormente reveladora) razón: la profesora amaba su trabajo. Y quería que nosotros entendiésemos por qué. Y ya está, así de sencillo, su carisma era tal que consiguió que me gustara esa asignatura, que la estudiara sin dolor, con una metodología única en Derecho (un libro de explicaciones cortas y cientos de preguntas todavía más cortas, que iban reforzando tus conocimientos como si de la construcción de una casa se tratara, ladrillo a ladrillo).

Me saqué matrícula de honor. Ese es el poder de la motivación, cuyo recuerdo guardo intacto hoy, más de una década después. Y, como es de bien nacida ser agradecida, le escribí un mensaje por la intranet, dándole las gracias por lo peculiar y positiva que fue mi experiencia de aprendizaje con ella.

No me arrepiento de haber ido a la universidad ni de haber estudiado Derecho, porque no soy yo muy de arrepentirme. Como máximo, peco de prudente y me suelo arrepentir de no haber hecho ciertas cosas a tiempo, por miedo, fundamentalmente miedo al qué dirán. No suelo arrepentirme de mis decisiones del pasado porque todas han contribuido a que esté donde estoy hoy.

Pero la verdad es que nuestro sistema universitario, empezando por cómo se nos (no) ayuda a elegir carrera, es muy mejorable. Y creo que la gente se dedica, en el mejor de los casos, a pasar 6 años de su vida de fiesta en fiesta mientras dedica a penas 2 meses al año a estudiar, y en el peor, a sufrir la mala elección de una carrera que les hace pasar años años frustrados y desorientados.

Personalmente, sé que perdí muchísimo el tiempo en aquella época. Pero como soy de Alicante, yo soy de mirar hacia delante, y enfocarme en cómo enmendar esos errores, en lugar de lamentarme por ellos. Y es algo que tú también puedes hacer. Así que quédate por aquí, que te enseño cómo.

"Gasta tu dinero y sólo estarás sin dinero, pero gasta tu tiempo y habrás perdido parte de tu vida." - MICHAEL LEBOEUF

THE END!

Este artículo es parte de la serie ESAD. Además, si te gusta este contenido, recuerda que puedes apoyar el blog uniéndote al Club ACTech, donde encontrarás material premium que no publico en ninguna otra parte.

Sobre la autora de este post

Soy Rocío, una abogada reconvertida en programadora. Soy una apasionada de aprender cosas nuevas y ferviente defensora de que la única manera de ser feliz es alcanzando un equilibrio entre lo que te encanta hacer y lo que te saque de pobre. Mi historia completa, aquí. 

Otros artículos que pueden interesarte

Cómo aprendí a programar cuando estaba «programada» para ser de letras
[tcb-script src="https://player.vimeo.com/api/player.js"][/tcb-script]A nadie le gusta su trabajo. Eso es lo que me decía a mí misma cuando conseguí mi primer[...]
Días del 160 al 203 – ¡Primer objetivo conseguido!
“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo[...]
Claves para entender Angular. Qué es y cómo se utiliza
Angular es un framework creado por Google que nos permite construir Single Page Applications (SPA, por sus siglas en inglés).Frameworks¿Pero qué es[...]
Si crees que este post puede serle útil a alguien, por favor, ¡compártelo!:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario. Si continúas utilizando este sitio se asume que estás de acuerdo. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar