Cómo aprendí a programar cuando estaba «programada» para ser de letras

Última actualización: 26 noviembre, 2020

A nadie le gusta su trabajo. Eso es lo que me decía a mí misma cuando conseguí mi primer trabajo y me invadía un sopor desconcertante sólo superado por mis ganas de salir corriendo. Me conformaba, diciéndome a mí misma que eso es lo que hay, que la vida es así, que después vendría un trabajo mejor. Qué mentira tan grande me contaba. Y qué suerte tuve de ser un culo inquieto y replantearme mi vida laboral.

Esta no sólo es la historia de cómo lo hice, sino la hoja de ruta de cómo lo haría hoy, si volviera a empezar, sabiendo lo que ahora sé. Si tú también quieres dar un giro radical de sector profesional y orientarlo a la programación, espero de corazón que esta guía te sirva de ayuda y te ahorre algún disgustillo. Y también espero que no te los ahorre todos, porque

creo que hay cierto mérito en encontrarse con la adversidad, enfrentarse a ella y salir victorioso.

Noticia para tu "yo" del futuro

Si estás pasando o has pasado por una crisis del tipo "no se qué hacer con mi vida", sabrás que es una sensación bastante desagradable. Problemas del primer mundo, sin duda, pero de nada sirve ignorarlos y/o pensar que ya se resolverán solos, o que ya se encargará de resolverlos tu "yo" del futuro

Tengo malas noticias para ti. Ni vas a averiguar qué hacer con tu vida contemplando las musarañas, ni vas a conseguir nada tapando el problema con alguna distracción. Porque no importa la profundidad del foso que caves en la arena ni que te cubras medio cuerpo con ella. Al final del día siempre tendrás que quitarte la capa de arena para poder salir de playa y volver a casa a enfrentarte con tu realidad.

Así que hazle un favor a tu "yo" del futuro y empieza a enfrentarte a tu problema hoy, en lugar de mañana.

Eso es lo que me dije a mí misma en 2017, después de pasarme varios meses dando tumbos sin saber si debía cambiar de rumbo profesional o tan siquiera por dónde empezar. Lo que me ayudó mucho a dejar de huir de mí misma y tomar una decisión fue imaginarme en el futuro, dentro de un año. Cuando pensé que, de no hacer nada, seguiría llevando la misma vida insípida y desesperante (laboralmente hablando) me entró pánico, pero acompañado de una gran certeza: el momento de cambiar era YA. Y me puse manos a la obra.

Lo chulo de programar

Cuando estás aprendiendo a programar, no hay mayor subidón que cuando consigues que tu código funcione y por fin haga lo que tú querías. En cierto modo, es como si hubieras conseguido domesticar a una máquina y hacer que ahora trabaje para ti. Y cuando entiendes eso, entiendes que el único límite en programación es tu imaginación

La programación, aunque sea algo de lo más estructurado y lógico, es un arte. Pero también es un lenguaje: el lenguaje de las máquinas. Y como lenguaje que es, cualquier persona con las suficientes ganas lo puede aprender. Pero, al igual que cualquier lenguaje "humano", no es ni fácil ni rápido de aprender. Habrá gente más naturalmente dotada para ello, sin duda, pero eso no quiere decir que una persona a la que se le den bien los idiomas "humanos" quiera aprenda 5 idiomas, ni que a una persona que se le dan mal no pueda aprenderlos. 

Porque en los lenguajes de programación, como en la vida en general, lo que importa es la voluntad de aprendizaje y tu actitud ante los retos, y no los conocimientos base desde los que partas. 

Nunca olvidaré esta fórmula que vi en esta TED Talk:

V = (c + h) * a

v = tu valor como persona
c = tus conocimientos
h = tus habilidades / experiencia
a = tu actitud

Me encanta esa visión. Refuerza la teoría de que todo se puede aprender, si tienes la actitud correcta y por supuesto, unos motivos lo suficientemente poderosos que te peguen un pellizco en el culo cada vez que flojees y pienses en abandonar. 

Por qué me convertí en programadora (y por qué quizás tú también quieras)

Yo tenía motivos poderosos, y los sigo teniendo. Aprendí a programar porque:

  • 🎨 quería trabajar en un sector creativo
  • 🤖 siempre me había gustado todo lo relacionado con la tecnología, la informática era una de mis asignaturas favoritas en el instituto.
  • 📉 el sector tecnológico (en inglés, IT) es un sector a prueba de crisis
  • ⏳ era factible aprender programación y conseguir trabajo como junior developer en menos de un año
  • 💰 los programadores tienen un salario, como mínimo, decente, y quien no lo tiene es porque no quiere, ya que existe mucha demanda de programadores
  • ✈️ me pareció el oficio que algún día podría darme uno de mis objetivos de vida: alcanzar la independencia geográfica, es decir, poder trabajar en remoto desde donde yo elija y convertirme en nómada digital.

Este fue uno de los esquemas mentales que me hice:

3circulosEsquema

Cuando hice este análisis mental, automáticamente me vino una gran duda a la cabeza: ¿de verdad todo esto era posible? Y si lo era, ¿por qué mucha más gente de mi entorno insatisfecha con su trabajo no lo había descubierto ya y no se había puesto a ello? Muy sencillo, porque:

a) la mayoría de gente se queja, pero luego no hace nada por cambiar.

b) a poca gente le llama la atención la programación. En parte, porque es lógico que a cada persona le atraiga un sector diferente, pero también creo que es por un conjunto de topicazos que aún rodea al mundo IT.

Algunos topicazos y barreras mentales sobre la programación

1

No, no sabemos por qué no te funciona la impresora, lo siento.

La gente tiende a meter todo lo que tenga que ver con "ordenadores" en el mismo saco. Eso es tan absurdo como decir que todos los que trabajan en el sector sanitario son médicos. En el sector sanitario hay médicos, enfermeros, conductores de ambulancia y un largo etcétera. A nadie se le ocurre preguntarle a un oculista cuántas pastillas para el lumbago se tiene que tomar, o a un recepcionista si te puede cambiar la prótesis de la rodilla.


De igual manera, en el sector IT también hay un amplio abanico de profesionales. Una de las clasificaciones que podríamos hacer sería:
  1. ingenieros informáticos
    • desarrolladores frontend 
    • desarrolladores frontend 
  2. técnicos (los que saben arreglar cosas como la impresora, la tv, etc)

Este artículo va la de la categoría 1. Haciendo una sencilla analogía con una tienda de ropa, los desarrolladores frontend serían los encargados de crear el escaparate y el montaje de la tienda, mientras que los backend se encargarían de la trastienda, donde se organizan y almacenan los pedidos.


Puede ser que la confusión venga de que el término "ingeniero informático" esté algo prostituido, ya que todo ingeniero informático puede ser desarrollador, pero no todo desarrollador necesita tener un título de ingeniero. Es mi caso. Mi licenciatura es en Derecho, y aquí me tienes, felizmente re-convertida en desarrolladora web frontend.


Esta es una de las maravillas del sector IT. La "titulitis" no tiene cabida, ya que cada vez hay más empresas que te darán una oportunidad para demostrar lo que sabes sin importarles si tienes un título universitario. Al final, el que conseguirá el puesto será aquel que demuestre habilidades técnicas y tenga enormes ganas de aprender y de solucionar problemas.

2

Ni la industria de la moda es nuestra enemiga ni el gimnasio es un gran desconocido

No, no le hemos declarado la guerra a combinar bien los colores. A mí me encanta vestir bien. Es más, tengo tanta ropa que, hace años, mi madre y yo tuvimos una idea de negocio (brillante allá donde las haya) de crear "El armario digital", una app para escanear y clasificar toda tu ropa y automatizar el proceso de selección y combinado para ayudarte a ahorrar tiempo.


Por otro lado, soy una persona hiper-saludable, me importa comer bien y además, soy una loca de los deportes 🤸.

3

Un puntito de geek

Sí, es posible que muchos de nosotros seamos un poco geek y nos sepamos hasta el nombre de las espadas de El señor de los anillos...🙄 Pero eso no está reñido con ser sociables y tener facilidad para hacer amigos. Además...en realidad de cerca nadie es normal.

4

Ni física, ni matemáticas: lógica

El frontend, área en la que yo me muevo, no requiere que sepas hacer cálculos complejos, porque no va de eso. Lo que importa es que tengas una mente estructurada y curiosa, que te guste analizarlo todo y que no te sientas demasiado incómodo ante todo lo que no sabes, porque el sector IT es inmenso y es importante aceptar que nunca lo sabrás todo sobre todo.

Creo que ya te he dado muchos motivos para lanzarte y aprender a programar. Como te decía más arriba, yo me decanté por la programación frontend, porque me parece mucho más visual, y puedes ver los resultados de tu código instantáneamente en una pantalla.

Pero no siempre tuve las cosas tan claras como ahora. Durante mi fase de aprendizaje (en la que aún sigo inmersa), cometí una cagada tras otra. Paso a detallártelas, para que tú las indentifiques y las puedas evitar.

Cómo aprendí a programar (cagadas varias)

Te las resumo: 

  • ⌛ perder tiempo en tonterías
  • 🔎 no investigar lo suficiente sobre qué curso era bueno
  • 😩 ser impaciente
  • 🤓 no saber ni averiguar exactamente qué tenía que estudiar
  • 📜 tomar apuntes de manera tradicional

Lo reconozco, soy una persona impaciente. La programación me ha ayudado a limar ese defectillo, pero al principio eso me ocasionó varios problemas. Investigué lo suficiente para saber que podía aprender a programar sin tener que ir a la universidad a sacarme un ingeniería informática, eso sí. De hecho, me cautivó la idea de poder aprender a programar en relativamente poco tiempo, comparado con los 5 años aproximados que se tarda en sacarse un título universitario.

Averigué que mucha gente había aprendido a programar por su cuenta, de manera autodidacta. Eso fue música para mis oídos, porque lo último que necesitaba, con un trabajo a tiempo completo, era matricularme en algún curso con horarios rígidos y con ritmos imposibles de compatibilizar con mis circunstancias. 

Sí, descubrí que existían posibilidades de hacer ciclos formativos online, e incluso bootcamps online, pero los inconvenientes eran más que los beneficios. En concreto, sólo había un inconveniente que batía a todos los beneficios: el precio. Ya había decidido que debía estudiar de manera online, pero los precios de los ciclos formativos y de los bootcamps me parecían demasiado altos. 

En contraste, descubrí sitios como Udemy, donde los cursos tenían dos ceros menos que un bootcamp. Y me conquistó. Descubrí Udemy en noviembre de 2017, y cuando entré, vi que tenían muchos cursos con descuentos debido al Black Friday. Así que "piqué" y me compré algo así como 5 cursos. No fue un gran desembolso, por menos de 50€ los tenía. 

Luego me di cuenta de que Udemy lanza varias ofertas al año (como ésta), así que no había necesidad de comprarme esos 5 cursos a la vez, sólo los compré por la "urgencia" de que se acabara la oferta y me pillara fuera. Un buen truquito de marketing, pero, ea, por el precio que pagué, no me duele. Eso sí, me compré cursos de todo tipo, no sólo de programación, ya sabes "por si acaso". Por si acaso, ¿qué? No sé, estaban muy baratos y me pudo el consumismo 🤦.

Así que ahí va uno de mis errores: comprarme demasiados cursos a la vez. ¿Y para qué? Siendo realistas, sólo vas a poder hacer un curso a la vez, porque tener varios cursos en danza no es una buena idea para tu productividad.

Pero sin duda, mi gran error no fue ese, sino el hecho de no investigar cuál era el mejor curso de desarrollo web que podía hacer. Mi primera idea fue hacer un curso en español, porque pensaba que, al ser un tema tan nuevo para mí, el idioma podía constituir una barrera. Craso error, ya que eso me impidió seleccionar cursos de buena calidad simplemente porque no estaban en mi lengua materna. 

Me daba miedo no entender al profesor cuando hablaba y por ende, no entender sus explicaciones. Cosa que se podía haber solucionado tomándome el tiempo de ver las primeras lecciones de cada curso, ya que Udemy te da esa posibilidad antes de comprarlo. Pero ni siquiera lo intenté. Fui directamente a buscar cursos en español de desarrollo web. 

Filtré por el curso más vendido y lo compré. Quería ponerme manos a la obra cuanto antes y empezar a aprender, así que no fui más allá en mis pesquisas. Si lo hubiera hecho, habría descubierto que existen dos razones por las que un curso puede ser el más vendido de cualquier plataforma: 

  • porque sea el mejor
  • porque fue el primero en salir a la venta dentro de su nicho

Tardé meses en darme cuenta de que mi primer curso de desarrollo web pertenecía a la segunda categoría 😒. Aguanté todo lo que pude, hasta que el curso se volvió tan malo que dejé de auto-flagelarme, lo dejé a medias y me puse a buscar otro. Esta vez sí, sin filtro de idioma. Y el salto de calidad fue abismal

👉 Prefiero no nombrar el truño-curso en español que hice, pero sí daré nombres más abajo de los cursos que me fueron (y me siguen siendo) tremendamente útiles.

Afortunadamente, con el abandono de mi primer truño-curso también abandoné un hábito que aún conservaba de la carrera: tomar apuntes. Tomar apuntes en sí no tiene nada de malo. Mi error fue el formato. Los tomaba a mano, porque pensaba que así interiorizaba los conceptos mejor. No sólamente es este un razonamiento inútil para estudiar programación, sino que además es tremendamente ineficiente en términos de tiempo.

Perdí horas y horas tomando apuntes a los que nunca volvíEmpecé a darme cuenta de esto cuando vi que, cada vez que quería refrescar un concepto, lo buscaba directamente in Google. Mis apuntes se quedaban criando polvo, con lo bonitos que eran.

muestra apuntes

Otra de mis pifias cuando me puse a investigar sobre qué curso hacer fue que no tenía demasiado claro qué debía aprender para convertirme en frontend developer. Ni por tanto, el contenido que debía tener un curso para considerarlo aceptable y útil. 

En mi experiencia, fue una cagada comprarme un curso que contenía, en unas 35 horas, y según su mensaje promocional, material suficiente para convertirte en, no solamente frontend developer, sino full stack. Es decir, supuestamente te enseñaban:

  • HTML
  • CSS
  • Bootstrap
  • JavaScript (en adelante, JS)
  • Un framework de JS (React)
  • NodeJS
  • PostgreSQL

e incluso más cosas. Realmente pienso que el curso es de una calidad estupenda. Pero creo que la cagan diciendo que es para principiantes, porque es sencillamente abrumador. En cierto momento del curso empezaron a enseñar React. Ahí me di cuenta de que yo aún tenía nivel minion de JS, así que peté, y de nuevo, dejé el curso a medias. 

Pero esa fue la última vez que hice algo así. Al llevar ciertos meses de aprendizaje, tenía las cosas un poquito más claras. Al menos, ya sabía lo que no sabía, lo que debía aprender y cómo aprenderlo. Así que decidí que haría un curso (como mínimo) por cada tema, a saber:

  • HTML y CSS
  • JS
  • un framework de JS

Y a partir de ahí, la cosa empezó a rodar. Por eso, si hoy tuviese que volver a empezar, sabría mucho mejor qué ruta escoger y qué paradas hacer en el camino.

Tu mapa hacia el éxito : Objetivo frontender

 Así lo haría yo hoy, si empezara a aprender desarrollo web frontend. Te lo resumo en una infografía:

hoja de ruta frontender

Indaga sobre cómo es un día laboral de un developer

De hecho, no hace falta que indagues, ya te lo cuento yo.

Me declaro fiel seguidora de la Phoneless religion, una tontería que inventó Joan Boluda, del cual soy muy fan. Cuál fue mi sorpresa descubrir cuando empecé a trabajar como developer, que ni siquiera tenía un teléfono en mi mesa. ¿Para qué? Los developers no tenemos contacto directo con clientes, eso es cosa de los Project managers. 

Para estar en contacto con mi equipo, nada mejor que una plataforma de chat, como Slack. El teléfono me parece muy intrusivo, con una capacidad innata para romperte el ritmo de lo que sea que estés haciendo. Como developer, este problema queda borrado del mapa. 

Siguiendo con las distracciones, ser developer también conlleva la alta posibilidad de que puedas trabajar desde casa. Aquí entramos en una zona conflictiva, porque habrá gente que tendrá más distracciones en casa que en la oficina. En mi opinión, a menos que tengas unas circunstancias especiales donde tengas que cuidar a alguien, creo que mantener la concentración es sencillamente una cuestión de disciplina. 

En mi empresa trabajamos en remoto desde que estalló el covid-19 y yo estoy en la gloria, al igual que la mayoría de mis compañeros. Nunca he sido tan eficiente ni trabajado tan feliz.

Otro tema es el ratio mujeres/hombres. Es evidente que de momento la cosa está muy descompensada, realmente no entiendo muy bien por qué. Me encantaría conocer tu opinión al respecto en los comentarios 😊

En mi empresa el ratio está aproxidamente en... 10 a 1. De hecho, durante mi primer año allí fui la única developer chica. Dicho esto, nunca me ha supuesto ningún problema, porque mis compañeros de trabajo son un encanto. Pero ahí queda el dato.

Podría seguir contando cómo es la vida un developerpero creo que este es un buen resumenSi te interesa, en este curso de Andrei Neagoie hay una sección al respecto muy interesante. Pero ojito, porque este es uno de esos cursos que tienen de todo, y no te lo recomiendo si partes desde 0, porque me parece abrumador. Para más detalles sobre los cursos que recomiendo, sigue leyendo 👇.

Haz el test del frontend / backend

Es decir, asegúrate de qué es lo que te gusta más, si el frontend o el backend. Puedes consultar vídeos de Youtube, como este de Max, uno de mis profes en Udemy. No pierdas mucho tiempo en esto, y ten en cuenta que elegir uno no supone descartar el otro. Siempre puedes aprenderlo más adelante. Elegir uno simplemente significa elegir tu punto de partida. 

Crea tu plan de estudio

Lo reconozco: soy una loca de los planes. Me encanta planearlo todo. Saber siempre cuál es mi siguiente paso me ayuda a conseguir mis objetivos. Por eso, yo te recomiendo que traces un plan de aprendizaje.

Porque sentirse perdido cuando estás aprendiendo a programar es parte natural del camino, pero ceñirte a un plan te ayudará a no caminar a ciegas.

Para mí, mi plan consistió en lo siguiente: 

👨‍🏫 estudiar al menos 1 hora al día, 6 días a la semana
📵  eliminar las distracciones (cuando estudio dejo el móvil en otra habitación)
🤗  sentirme acompañada
📚  dividir el estudio en pequeñas tareas

En realidad estudiaba muchas más horas al día, pero ese era el mínimo para que no se me hiciera cuesta arriba el estudio. Lo cuento en detalles en mi Reto Geek 365. Tampoco estudiaba sola, y eso es algo que me ayudó enormemente. Cuando decidí estudiar programación, mi novio se subió al carro, y empezó a estudiar él también. 

Aunque nuestras materias tenían poco que ver, (él estudiaba cosas de data science machine learning), me sentía muy acompañada "en el sufrimiento". Habría sido muy difícil estudiar si cada vez que volvía a casa me lo hubiese encontrado viendo la tv o insistiéndome para que saliéramos. 

En lugar de eso, nos coordinamos. Hicimos piña, un equipo. Cuando tocaba estudiar, estudiábamos. Cuando tocaba salir y descansar, descansábamos. Cuando el estudio nos frustraba, nos dábamos ánimos el uno al otro.

Cuando conseguíamos superar algún reto, compartíamos la alegría, porque la felicidad compartida sabe mejor.

Así que si tienes la oportunidad de arrastrar a tu pareja o a otro amigo inocente e iluso hacia el estudio como hice yo, no lo dudes. Un/a compañero de fatigas te vendrá de perlas. 

En caso de que no te resulte fácil encontrar ese compañero/a en tu círculo cercano, existe una alternativa muy millenial: encontrar un programming buddy dentro de una plataforma especializada en eso, como la Zero to Mastery Academy

En cuanto al estudio en sí, tengo varias técnicas de aprendizaje. En mi trabajo anterior, cuando trabajaba en el área del Derecho Admistrativo-financiero, pedí que me redujeran la jornada. Con eso conseguí trabajar 4 días a la semana en lugar de 5. Así que ahí va una: saca todo el tiempo que puedas para estudiar.

Otra cosa que siempre hago cuando estudio es alejar el móvil lo más posible y ponerlo en silencio. Así elimino la fuente de la mayoría de mis distracciones, dejando sólo espacio para el estudio, que me lo suelo organizar por bloques. Nada sofisticado, simplemente suelo ver cada lección (en vídeo) dos veces. La primera, seguido, sin pausarlo, y la segundo, parándolo y escribiendo el código que el profesor explica, intentando entender siempre el por qué.

Para entender ese por qué, practica todo lo que el profesor te proponga, y ve mucho más allá. Cuando haces cursos online, es muy fácil dejarse llevar y ver lección tras lección como si fuera una película. No lo es. Es tu tiempo de estudio y aprendizaje.

Si valoras tu tiempo, tómatelo en serio.

Aprende HTML y CSS

Y por fin, llegamos al momento de elegir curso. Como te contaba, yo me equivoqué varias veces. Hasta que descubrí a Jonas Schmedtmann y su curso de HTML y CSS. 

Este curso tiene miles de estudiantes, así que si te atascas, abre la sección de preguntas del vídeo, porque es muy posible que tu duda ya haya sido resuelta antes.

curso jonas html y css

Como contaba arriba, yo suelo ver cada vídeo dos veces. Este es el único punto negativo de los cursos de Jonas, que a veces hace vídeos muy largos, y cuanto más largo es un vídeo, más difícil te resulta mantener la concentración sobre lo que estás aprendiendo. ¡No desistas!

curso css avanzado - jonas

Después de tu primer contacto con HTML y CSS, te recomiendo que sigas aprendiendo CSS, porque aún tendrás mucho que aprender. Para eso, nada mejor que este curso avanzado de CSS, también de Jonas.

Otra cosa que me encanta de haber descubierto a Jonas es que tiene una newsletter donde cada mes te manda artículos sobre el mundillo del desarrollo web súper interesantes. Te evita tener que ir a buscar tú mismo las novedades del sector, manteniéndote al día de todo. ¡Un chollo!

Mientras haces estos cursos, puedes empezar a meterte en el mundillo del frontend mediante libros. La verdad que de HTML y CSS tengo pocos libros que recomendarte. De hecho, sólo uno: el de John Duckett. Es una maravilla para la vista, lleno de gráficos explicativos.

portada libro jon duckett
muestra libro html y css

Muestra libro Jon Duckett

Especialmente cuando estés haciendo el curso de CSS avanzado, practica muchísimo. Ten en cuenta que ahí verás temas de compilación y gestión de archivos cuando un proyecto alcanza un gran tamaño. Esto te servirá, entre otras cosas, para entender la estructura de carpetas que debe tener un proyecto en la vida real.

Este será un buen momento también para empezar a aprender Git y GitHub. A mí no me hizo falta comprarme un curso sobre esto, se puede aprender con vídeos de Youtube.

Usando este enlace a Udemy encontrarás todos los cursos con descuento

Aprende JavaScript

Llegó el momento de la verdad. Aquí es cuando verdaderamente aprenderás un lenguaje de programación, porque HTML y CSS no lo son. JS es un lenguaje cada vez más popular, que despierta tanto pasiones como odio. Yo le tengo mucho cariño, porque es el primer lenguaje de programación que aprendí y el que me abrió las puertas a trabajar de junior frontend developer. 

Pero mis inicios fueron muy frustrantes. Me pasaba semanas atascada en un tema, derramando lagrimillas de frustración en más de una ocasión. Empecé muchos cursos que dejé a medias, porque sencillamente no entendía qué demonios me estaban contando. Hasta que encontré a The Net Ninja y su curso de JS. Su acento british es el más claro que he escuchado en la historia y sus explicaciones son limpias y súper amenas.

curso JS the net ninja

No fue el único curso que hice, pero sí fue el primero con el que verdaderamente empecé a entender JS. Pero lo cierto es que, aunque la mayoría de cursos clamen que "este es el ÚNICO curso que necesitas para aprender JS", en mi experiencia, te convendrá hacer más de uno. Por varios motivos:

  • 👨‍🏫️ te explicarán un mismo concepto desde perspectivas distintas, al ser profesores diferentes
  • 💪 reforzarás tus conocimientos sobre JS, ya que te explicarán algo que supuestamente ya sabes, porque ya habrás hecho un curso que trata sobre ello.

Por eso, mi recomendación es que hagas más cursos, como éste de JS que hice de Jonas.

js curso jonas

Todos los cursos que hago en Udemy (al menos, los que hago ahora, porque he aprendido a seleccionar cursos) son mantenidos al día por sus creadores. Eso es un punto clave a la hora de adquirirlos, y Jonas no se queda atrás. Si así fuera, dejaría de recomendar sus cursos o los de cualquier profesor que descuidara a sus alumnos. Así que puedes estar tranquilo.

Por último, quiero hablarte de lo que yo llamo "cursos transversales". Son cursos que tienen de todo, tocando temas tanto del frontend como del backendCuidadito con estos cursos. Yo empecé con uno de esos y lo acabé dejando, porque me abrumó. Pero después de hacer los cursos de JS de Jonas y de The Net Ninja, volví a él, y me pareció una maravilla. Te estoy hablando del curso de web development de Colt Steele.

curso colt steele web dev

Colt es una máquina del desarrollo web. Es profesor de bootcamps presenciales en EEUU y se nota muchísimo que la enseñanza es lo suyo. Este curso te servirá para afianzar todos tus conceptos de JS, aprender algunos nuevos y empezar a explorar nuevas tecnologías.

Yo lo uso como índice sobre el mundo del desarrollo web en general, lo mismo que el último curso transversal que voy a recomendarte: The complete web developer - Zero to mastery, de Andrei Neagoie. De nuevo, te servirá para repasar todo lo que hayas aprendido de JS (créeme, lo necesitarás). Además, Andrei incluye dos secciones muy interesantes en su curso.

Una sobre cómo es una jornada laboral de un desarrollador, y otra, una iniciación a React. Sólo por esa primera parte ya merece la pena. Si además estás seguro de que quieres aprender React, entonces no lo dudes, este es tu curso (después de haber hecho los otros cursos dedicados exclusivamente a JS, recuerda).

curso Andrei - the complete web developer ZTM

Una última cosa que me encantó del curso de Andrei es que, al igual que Jonas, tiene una newsletter sobre web developmentY, que me perdone Jonas, pero la de Andrei está mucho más currada. También es verdad que se nota que Andrei tiene un equipo detrás más grande que el de Jonas, así que se lo perdonamos. Además, no hay ningún motivo para que no te suscribas a las dos newsletters 😏

Mientras sigues con tus cursos de JS, es un buen momento para que empieces a escuchar podcasts. Creo que si empiezas antes de aprender JS no te enterás de prácticamente nada (a mí me pasaba) y por tanto, sólo perderás el tiempo. Tengo dos recomendaciones generales que te servirán para toda tu carrera como developer: Desarrollo Web y Syntax.

Si eres de los que prefiere apoyarse en libros para aprender algo, la saga de You don't know JS te encantará.

Busca trabajo

Llegó el (otro) momento de la verdad. No hay marcha atrás, te sientes totalmente no-preparado para buscar trabajo. Lo sé. Pero debes empezar ya. Porque cuando antes empieces, antes te llevarás tu primer rechazo, y también antes te llegará el momento de conseguir tu primera entrevista.

Te parecerá difícil de creer, pero, mientras que cuando estaba en el área del Derecho mandé más de 300 currículums para conseguir trabajo, cuando me puse a buscar trabajo de frontend developer mandé la friolera de 10 currículums. Me contestaron de dos empresas. 

Con una, sólo intercambié un par de correos. La otra me ofreció una entrevista, después, otra entrevista más técnica, y al final, una oportunidad. Llevo dos años allí y hay días que ni siquiera sé cómo he llegado hasta aquí, aunque tengo una ligera idea. Hay que tener valor para dar un cambio así y aguantar la sorpresa (y a veces la incredulidad) de gente cercana a ti. 

Una empresa que merezca la pena se dará cuenta de eso, sabrá valorarlo y te dará una oportunidad. ¿Por qué? Primero, porque no tienen nada que perder (mi primer contrato fue de duración limitada - 3 meses - y a media jornada). Segundo, porque tienen muchísimo que ganar, pues un empleado agradecido y motivado no es algo tan común.

Aunque tu canal principal de búsqueda debería ser Linkedin, no subestimes el poder de tus contactos. Sí, esos amigos que te suena que trabajan en algo relacionado con IT. Escríbeles, invítalos a un café y pregúntales si saben si en su empresa buscan a un junior developer. Te sorprenderá lo que pueden salir de esas conversaciones. 

De hecho, yo conseguí trabajo así, a través de un amigo que tenía un amigo que trabajaba en una FinTech. Les pasó mi perfil y me puso en contacto con ellos. Sin Linkedin de por medio.

👋 ¡Por cierto! Si ya estás en esta fase, te informo de que en mi empresa están contratando. Puedes escribirme para más detalles.

Aprende un framework de JavaScript

Este es un paso que deberías tomar en paralelo a la búsqueda de trabajo, pero tampoco saltes de lleno a ello si no tienes una base sólida de JS. Te lo digo por experiencia, ya que yo estoy aprendiendo Angular y aún me asaltan dudas abismales sobre JS porque en su día me di demasiada prisa por aprender JS y pasarme a aprender Angular, porque es el framework que utilizamos en mi empresa. 

Ese fue el único motivo por el que empecé a estudiar Angular, y sinceramente creo que no deberías darle más vueltas de lo necesario. Para darte un poco de contexto, puedes ver vídeos como éste en el que uno de mis profes explica las diferencias entre los 3 frameworks más populares hasta la fecha.

Si todavía no tienes ningún favorito después de ver el vídeo, simplemente consulta cuál es el framework más popular en el momento en que estés buscando trabajo. Ya te adelanto que en 2020 es React, aunque a mí personalmente me gusta más Angular. Así que paso a recomedarte mis cursos de Angular favoritos.

En esta parte me alegra poder recomendarte, por fin, un curso en español: el curso de Angular de Fernando Herrera. Fernando es un crack y explica las cosas con mucha tranquilidad. Esta fue la primera vez que escuché ciertos términos de programación en español que hasta ahora sólo había escuchado en inglés, y se me hizo un poco raro. Pero no está de más que los sepamos. 

curso angular fernando herrera

En cualquier caso, y para no liarme, yo siempre procuro utilizar los términos en inglés, porque es el idioma en el que están escritos los lenguajes de programación que aquí nos ocupan. Por ese motivo (aunque no es el más importante) también te voy a recomendar que hagas el curso de Angular de Max Schwarzmüller.

angular the complete guide - curso Max S.

En mi opinión, Max es uno de los mejores profesores de Udemy. También tiene un curso exclusivamente sobre JS, y la única razón por la que no te lo puedo recomendar es porque honestamente, no lo he hecho. Lo sacó este 2020 y para entonces yo ya estaba haciendo cursos de Angular. Pero si lo hubiese sacado antes, cuando yo estaba en pleno estudio de JS, me lo habría comprado sin duda. 

Los cursos de Max destacan por dos cosas: su manera tan pausada y clara de explicar las cosas y su atención al alumno, que es de muy buena calidad. Siempre que tengas una duda, ahí estará él o sus profesores asistentes para resolvértela en los comentarios, normalmente unas pocas horas después de que la plantees. Sus cursos son una verdadera joya.

Encuentra trabajo

Más pronto que tarde, si has hecho bien los deberes, te harán una oferta de trabajo. Empezará entonces una etapa dulce de tu vida laboral, porque será la culminación de largos meses de sacrificio por tu parte. Pero en realidad, ahora empieza para ti otro camino igual de importante. 

Porque no has hecho todo este viaje como si fuera una excursión a una montaña con el objetivo de llegar a la cima y luego volverte a tu casa. No. Ahora eres developer, y eso cambia muchas cosas. Notarás que tu mente funciona cada vez de una manera más estructurada, curiosa y lógica. Yo por ejemplo cuando empecé a programar también descubrí el mundo de las inversiones y las finanzas personales, temas que hasta el momento me habían importado cero patatero. 

Y no fue casualidad. La programación dio alas a mi curiosidad y me enseñó a ser más paciente. Afronta los nuevos retos en tu trabajo con esa misma curiosidad y paciencia, y seguramente te irá bien. Sé amable con tus compañeros de trabajo y hazles todas las preguntas que necesites, pero procura apuntarlas en algún sitio para no tener que repetírselas. Yo uso Evernote y no puedo vivir sin él 😅.

Lo chungo de programar

Nadie se sorprende de que los médicos estén siempre aprendiendo cosas nuevas sobre medicina. Van a conferencias, hacen seminarios, y muchos suelen escribir artículos para revistas del sector médico. El mundo del desarrollo web tiene eso en común con el sector de la salud.

Igual que el sector de la salud, el sector IT no tiene fin. Existen cientos de lenguajes de programación. Sí, cientos. Pero eso nunca debería ser motivo de agobio. Porque al igual que un médico tiene una especialidad, tú también la tendrás. Ya que no existe tiempo material en la vida de una persona para apreder absolutamente todos los lenguajes de programación que existen. Ni falta que te hará.

Lo único verdaderamente chungo de programar es que si eres como yo, cuando más aprendas sobre programación, más te fascinará, y más querrás seguir aprendiendo 😁

Pero al margen de mi frikisimo, lo único por lo que debes preocuparte si eres programador es de mantenerte al día con respecto a la industria. Y ya te adelando que con las newsletters de Jonas y de Andrei tendrás todo el espectro más que cubierto.

Mi entorno de desarrollo

Igual de importante es tener buenos compañeros de trabajo que tener un trabajo que te guste. Cuando estos dos requisitos están cubiertos, no hay que descuidar otro casi igual de importante: las herramientas que utilices en tu trabajo. Así que sin más dilación, te cuento lo que utilizo yo en mi día a día y que hacen mi jornada laboral de lo más llevadera.

dev setup

Octubre 2020, un día normal de trabajo. Como toda buena trabajadora en remoto, de cintura para abajo voy en pijama 😅.

  • 💺 Mi silla: durante años he trabajado y estudiado con una silla de Ikea de 50€, con unos reposabrazos extra, en plan cutre. Pero desde que mi empresa nos mandó a trabajar desde casa por el tema del covid, vi la oportunidad ideal para subir de categoría, y no podría estar más contenta. Esta silla cuida especialmente del cuello, riñones y brazos. Lo mejor que me he comprado en años. Los reposabrazos son la parte crucial para mí, porque teniendo tan poca distancia desde la mesa hasta la pared, no puedo apoyar los antebrazos en ella. De ahí la importancia de los reposabrazos.
  • 💻 Mi ordenador portátil: es el portátil de mi empresa, que utilizo tanto para trabajar como para estudiar. Mi ordenador personal es un Toshiba que me dura desde la universidad, pero teniendo este potente Lenovo, casi nunca utilizo el mío.
  • ⌨️ Mi teclado y ratón: es un pack inalámbrico, con sólo un stick USB para conectarlo a alguno de tus puertos del portátil. Los tengo 3 años y les he cambiado las pilas sólo una vez.
  • 🤓 Mis gafas: no necesito gafas de vista, éstas son simplemente para bloquear la luz azul. Me las compré poco después de empezar a estudiar programación, ya que empecé a tener dolores de cabeza continuos. Y cuando digo "continuos", me refiero a cada día. Estas gafas marcaron un antes y un después; me devolvieron la salud. Si ya usas gafas, lo único que tendrás que hacer es pedir en la óptica que te pongan un filtro azul.
  • 🖥️ Mi monitor: necesito trabajar con dos pantallas (portátil + una pantalla extra). Tres mejor que dos, pero ya ves que en mi escritorio sólo cabe mi portátil + una pantalla extra. Al estar tan cerca de ella, no me convenía comprarme una mayor de 24 pulgadas. Ten esto muy en cuenta cuando diseñes tu espacio de trabajo, porque si tienes la suficiente distancia desde el inicio de tu mesa hasta la pared como para apoyar los antebrazos y desplazar el teclado hacia delante, quizás te convenga una de más pulgadas, por ejemplo ésta de 28.
  • 🎧 Mis auriculares: como auriculares para trabajar y hacer vídeo llamadas con Zoom, no me complico la vida, utilizo estos sencillos auriculares con micrófono.
  • 👨‍💻️ Mi editor de código es Visual Studio Code, un salto abismal de calidad comparado con Sublime Text. Está  construído por Microsoft y es gratis. Qué más quieres 😎.
  • 🎵 Mi música: suelo utilizar Accuradio, alguna emisora de música clásica. Si, soy mucho más productiva con música clásica. Cada uno es como es.

Cómo vencer al síndrome del impostor

Para ser programador hace falta, como mínimo, tener una mente curiosa. Pero una vez eres developer, la programación alimentará tu curiosidad, creando un perfecto bucle que te hará ser cada día un poquito mejor developer que el día anterior.

Recuérdalo, sobre todo los días frustrantes en el trabajo cuando nada te funcione, porque tu portátil tenga un día caprichoso, o porque no consigas ni cambiar de sitio un triste botón con CSS. Porque créeme, tendrás esos días. 

Como también tendrás días en los que el síndrome de impostor venga a visitarte, como una siniestra figura con gabardina y cara ensombrecida. Así es mi síndrome del impostor, tiene hasta forma. Sea como sea el tuyo, lo reconocerás como esa incómoda sensación de vergüenza que sentirás algunos días en el trabajo. Una sensación desagradable que tiene voz, y te dice cosas como: 

😈 "Espero que tus compañeros no noten nunca lo poco que sabes"

🐒 "En realidad no tienes ni idea de lo que estás haciendo, ¿verdad?"

😱 "Cualquier día te llamarán a la oficina para decirte que te despiden, porque necesitan un desarrollador de verdad".

Calla a esa vocecilla del infierno cuanto antes. Mira tu contrato. ¿Qué pone? Desarrollador web frontend.

¿Sigues teniendo dudas sobre si eres un developer de verdad? Aprende algo nuevo cada día, aunque sea un atajo del teclado.

Haz preguntas a tu equipo y nunca te aisles. Encuentra un equilibrio entre "intentar resolver un problema por tu cuenta, sin preguntar a los demás", y "preguntar absolutamente todo sin pararte a pensar primero". El término medio está en asumir que ya has empleado suficiente tiempo en buscar una solución, y quizás algún compañero pueda orientarte sobre cómo continuar, y así, conseguir desbloquearte. 

Que no te de vergüenza hacer preguntas. Existe algo mágico en ello. En mi experiencia, muchas veces me he estrujado los sesos intentado encontrar una solución a un problema, y la solución la he encontrado yo sola, al plantearle el problema a un compañero.

Y sobre todo, sé honesto contigo mismo y haz lo que puedas por mejorar cada día, porque

el que hace lo que puede no está obligado a hacer más 

(gracias papá por recordármelo siempre). 

Recuerda dónde estabas hace un año y dónde estás ahora. Imagina lo que sabrás en un año. Pero empieza pequeño. Porque un gran viaje empieza con un solo paso. Todo es empezar.

Sobre la autora de este post

Soy Rocío, una abogada reconvertida en programadora. Soy una apasionada de aprender cosas nuevas y ferviente defensora de que la única manera de ser feliz es alcanzando un equilibrio entre lo que te encanta hacer y lo que te saque de pobre. Mi historia completa, aquí. 

Si quieres ayudar a hacer este blog sostenible, puedes invitarme a un café digital ツ
¡Gracias!¡Gracias!
Si crees que este post puede serle útil a alguien, por favor, ¡compártelo!:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como toda web legal que se precie, utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar