stairs ahead

Días del 353 al 386

Objetivos versus realidad

Y nuevamente, llegó otro día clave. Llegó…y pasó. El pasado 4 de marzo este Reto Computer Geek 365 cumplió su plazo de consecución. Es curioso, cuando el 4 de marzo del año pasado senté las bases para este reto, me daba miedo e incluso vergüenza imponerme un plazo de 365 días. Vergüenza futura, podríamos decir, porque pensaba que, si no conseguía mi objetivo en el plazo marcado, me iba a sentir una fracasada.

Qué distinta ha resultado ser la realidad. Y es que 386 días después de empezar este reto, lo que siento en mi corazón es una satisfacción que nunca antes había sentido. Y lo mejor de todo es que algo me dice que este estado mental en el que me encuentro no ha hecho más que empezar.

Mis procesos mentales

También me parece muy divertido leer algunos de mis posts anteriores y ver cómo evolucionan los pensamientos en mi cabeza. Alguien podría pensar que soy como una veleta, que cambia de opinión con la dirección del viento, pero yo no lo veo así. Simplemente dejo que mis pensamientos tomen forma, pasando algunos a convertirse en historietas mentales.

Dejo la idea macerar un tiempo, y, si después de unas semanas, ésta sigue dándome vueltas, entonces la paso a un compartimento mental destinado a evaluarla de manera más racional.

Por ejemplo, el tema del bootcamp de programación al que estuve dándole vueltas en febrero ya no me parece tan ideal. No es que ahora considere una mala idea hacer un bootcamp, pero he valorado más detenidamente sus pros y sus contras, y los contras serían:

  • Es muy caro.
  • Ya tengo las bases de HTML, CSS y JavaScript, así que quizás no le sacaría 100% partido al programa (teniendo en cuenta la gran inversión que conllevaría)
  • Inevitablemente supondría que tendría que dejar mi trabajo

Pros:

  • Por toda la información que he recopilado, parece que sales tan preparado que la inversión merece la pena, porque la inserción laboral está (casi) garantizada.
  • Quizás sería el empujón que necesito para acelerar mi aprendizaje.

Creo que, si los hubiese descubierto antes de empezar a estudiar, quizás me habría despedido de mi antigua empresa para irme 3 meses intensivos a hacer un bootcamp, pero también eso habría conllevado un posible infarto de mis padres por haber dejado un trabajo fijo para irme a hacer «cosas de informática esa». Creo que habría supuesto un alto grado de estrés emocional difícil de gestionar con mis padres, que son un poco adictos al drama…

Así que de momento dejo el tema de los bootcamps en pausa.

Vísteme despacio, que tengo prisa

Me gustaría pasar más tiempo con mi familia y mis amigas, en el sur. Para mí, ‘’más tiempo’’ ya supone el poder ir a Alicante cuando me de la gana, mediante un vuelo directo o tren directo. Sip, me parece un plan óptimo, oiga. Y ahí sigo, enfocada en ello.

Pero hoy, un año después de empezar este reto, he dejado de tener ansia y prisa por irme. Porque el momento llegará cuando tenga que llegar, y mientras tanto, yo seguiré trabajando duro para conseguirlo, fiel a mis valores.

¿Vives de acuerdo con tus valores?

A partir de este momento, dejo de centrarme tanto en los plazos, para centrarme en mis objetivos, y sobre todo, para vivir acorde a mis valores. Sí, mis valores: mi capacidad de sacrificio, mi constancia y mi optimismo. Mi honestidad, esa que me chirriaba en mis anteriores trabajos, cuando detestaba lo que hacía y eso me hacía sentir como si no fuese yo misma, y era sencillamente porque no estaba siendo honesta conmigo misma.

Esta reflexión ha sido motivada por dos factores. El primero es que hace unas semanas hice un ejercicio súper interesante llamado ‘’Tu vida ideal’’. En él, debes contestar una serie de preguntas sobre cómo sería tu vida ideal, si en la vida no existiesen obstáculos.

Parece sencillo, pero no lo es. Creo que yo acabé rellenando 10 folios. Ahora lo tengo en uno de mis cajones, pero pienso re-leerlo en unos meses para ver si me he acercado un poquito más, aunque para eso no necesito leerlo, porque ya lo siento. Soy muy feliz disfrutando del camino hacia mi ‘’vida ideal’’, aunque también es cierto que pronto nos tomaremos un descanso y nos iremos de (unas muy necesarias) vacaciones para recargar las pilas.

El segundo factor ha sido la lectura de este artículo de Pau Forner, el cual me ha cautivado por completo y me ha obligado a hacer un viaje interior muy necesario para todo el mundo.

Sintonizando amigos afines

Es curioso, pero ninguna de mis amigas cercanas que se sienten insatisfechas con su vida me ha preguntado cómo cambié la mía. Esos comentarios vienen de gente no tan cercana, de gente que acabo de conocer, como uno de los trainees de mi empresa. Un chavalín adorable, que, aunque para mí es un genio del backend, me pregunta todos los días, fascinado, cómo he podido dar ese cambio a mi vida, y me pide consejos sobre productividad, jajaja.

En fin, que me voy por las ramas…

En estas últimas semanas he terminado, por fin, el curso de JavaScript de Jonas, ¡qué contenta estoyyyy!

Y es que, como ya conté, es un curso que me costó dos intentos terminar, así que siento que mi esfuerzo ha sido doble. Y como de dobles va la cosa, también he terminado el curso de Advanced CSS de Jonas! Menuda pasada de curso, me ha encantado. Aquí mi último proyecto del curso, con el que cierro esta etapa de CSS para dedicarme enteramente a JavaScript.

Y como estoy on fire, también he terminado el tutorial sobre JavaScript de The Ninja Net. También me ha encantado y me ha parecido súper enfocado para principiantes, cosa muy útil para reducir las frustraciones a lo mínimo al principio de este proceso para convertirse en desarrollador web.

Angular ninja: el mini reto

No quiero acabar sin mencionar que he empezado otro de mis grandes mini-retos: aprender Angular. Igual que con JavaScript, voy por mi segundo intento, ya que la primera vez tuve que dar un paso atrás porque no me enteraba de la misa la mitad. Así que tuve que volver para profundizar en algunos conceptos de JavaScript tan fundamentales como las clases y las instances. Así que retomo el sendero que me conducirá a convertirme en una Angular Ninja 😀

Por ahora, he aprendido ‘’the basics’’ y ahora me embarco de lleno en ‘’Components & data binding’’.

¡¡VAMOS!!

Caerse está permitido. Levantarse es obligatorio


Proverbio ruso
Si crees que este post puede serle útil a alguien, por favor, ¡compártelo!:

3 comentarios en “Días del 353 al 386”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como toda web legal que se precie, utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar